Pasatiempos

Ver pasar el tiempo, matar el tiempo (cuando es justamente lo contrario),… dedicamos gran parte de nuestra vida en rellenar lo más valioso que la vida nos ofrece: la posibilidad de vivir, de atiborrar un espacio de experiencias que nos permita sentir la esencia de nuestra humanidad.

Unos utilizan la hoja en blanco para garabaterar apenas un nombre y otros apuntan hasta en los márgenes sin desperdiciar ni el más mínimo hueco.
Unos se ajustan a las dos líneas del papel o la cuadrícula sin salirse de la plantilla asignada y otros se inventan la caligrafía y hasta improvisan nuevas ortografías.

En definitiva, pasatiempos pero no para pasar el tiempo sino para que el tiempo pase sobre nosotros.

Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta ,
un charco era un océano,
la muerte lisa y llana
no existía.

Luego cuando muchachos,
los viejos eran gente de cuarenta.
Un estanque era océano.
La muerte solamente
una palabra.

ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros

ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.

[Pasatiempo – Mario Benedetti]